Muchos gases, pero sin heces: ¿qué hacer?

 

Es probable que el consumo de lactosa en el contexto de una alactasia grave o moderada (intolerancia a la lactosa) provoque molestias digestivas, con síntomas que van desde la flatulencia y el estreñimiento hasta la hinchazón y la diarrea. De forma más general, los gases intestinales y la ausencia de heces son habituales en muchas personas, por diversas razones.

¿Tiene actualmente muchos gases, pero no deposiciones? Lactolérance puede ayudarle a comprender esta disfunción más o menos incómoda e incapacitante del aparato digestivo.

Gases intestinales y ausencia de heces: ¿cuál es la causa?

 

Antes de examinar las causas de la flatulencia y el estreñimiento, debemos comprender estos dos fenómenos, que están directamente relacionados con el sistema gastrointestinal.

  • A menudo tabú porque se prestan a una sonrisa o resultan embarazosos en un contexto social, los gases o "pedos" o "flatulencias" no deben tomarse a la ligera cuando se producen en exceso en los intestinos y llegan a ser dolorosos. A título informativo, un individuo sin problemas intestinales produce entre 13 y 21 gases al día.

 

En general, los gases son el resultado de la digestión que realizan las bacterias del intestino. Estas bacterias fermentan los alimentos ingeridos, descomponiéndolos y degradándolos. Como resultado, el ano produce gas, que suele ser inodoro. Los malos olores pueden explicarse por la presencia de compuestos azufrados u organosulfurados en los alimentos, que se encuentran, por ejemplo, en el ajo, la cebolla, las crucíferas (brécol, col, coles de Bruselas, etc.) o las semillas oleaginosas (anacardos, pacanas, etc.).

 

  • La ausencia de heces se convierte en estreñimiento cuando la frecuencia de evacuación es baja o cuando existen dificultades para evacuar la materia fecal. Concretamente, este trastorno intestinal se manifiesta cuando las heces se evacuan menos de 3 veces por semana, cuando son anormalmente duras 1 de cada 4 veces o más y/o cuando las dificultades de evacuación se acompañan de esfuerzos de pujo en al menos 25% de los casos.

En realidad, se distingue entre estreñimiento ocasional y estreñimiento crónico. En el primer caso, la ausencia de heces y la dificultad para evacuar duran unos días o unas semanas. En el segundo caso, duran 6 meses o más.

 

Los gases intestinales y la ausencia de heces pueden tener varias causas. La flatulencia está vinculada principalmente a la dieta, y su producción excesiva suele estar justificada por el consumo de alimentos como los mencionados anteriormente. La intolerancia a la lactosa o al gluten y ciertas infecciones digestivas también pueden ser responsables de una flatulencia excesiva. En cuanto al estreñimiento, refleja la sensibilidad del tránsito intestinal a factores externos. Los nuevos o malos hábitos alimentarios, el estrés o incluso el embarazo pueden provocar problemas de tránsito intestinal. Con la edad, también se produce una ralentización creciente del sistema digestivo, que va de la mano con la producción de gases intestinales y la ausencia de movimientos intestinales.

 

¿Cuál es la relación entre flatulencia y flatulencia?

¿El estreñimiento provoca gases?

En la mayoría de los casos, la ausencia de heces y la dificultad para evacuarlas provocan flatulencias e hinchazón, que a su vez pueden causar diversos grados de dolor abdominal.

Concretamente, la acumulación de heces en el intestino grueso acentúa el proceso de fermentación, que explica por sí mismo la producción de gases. Para las mujeres embarazadas, el final del embarazo también es un momento especialmente propicio para la producción excesiva de gases: la presión ejercida por el útero sobre los intestinos y el estreñimiento frecuente conducen a una producción excesiva de flatulencias.

 

¿Qué enfermedades provocan muchos gases?

Como ya se ha mencionado, la intolerancia a la lactosa puede provocar flatulencias. Otros problemas de salud y enfermedades también son responsables del exceso de gases intestinales:

  • La aerocolia es la presencia excesiva de gases en el colon. El estreñimiento, los antibióticos o determinadas afecciones médicas pueden provocar aerocolia.
  • Provocada por la absorción de gluten, la celiaquía es una patología crónica del intestino delgado. Se manifiesta mediante flatulencias, distensión abdominal, dolor abdominal, etc.
  • Las infecciones gastrointestinales, el reflujo gastroesofágico, las intoxicaciones alimentarias e incluso la apendicitis provocan una producción anormal de gases.
  • Por último, el síndrome del intestino irritable provoca fuertes dolores abdominales y episodios de diarrea y/o estreñimiento. Aunque suele ir acompañado de cantidades normales de gases intestinales, debe denominarse así para no confundirlo con la intolerancia a la lactosa, la celiaquía o la enfermedad de Crohn, cuyos síntomas pueden ser similares.

 

Gases intestinales y ausencia de heces: ¿cuáles son las soluciones?

Si notas que llevas varios días con muchos gases pero sin deposiciones, no dudes en consultar a tu médico de cabecera o a cualquier profesional sanitario capaz de hacer un diagnóstico claro de la disfunción de tu sistema gastrointestinal. En el caso concreto de la aerocolia crónica, consulta a un gastroenterólogo para detectar posibles enfermedades o patologías subyacentes, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn o la intolerancia a la lactosa.

Si le cuesta ir al baño y sufre flatulencias excesivas, algunos cambios en su dieta pueden ayudarle a mejorar su bienestar digestivo. Siga una dieta rica en fibra, un nutriente que se encuentra en los cereales, la fruta y las verduras, para ayudar a combatir el estreñimiento. También debes beber 1,5 litros de agua al día (o más, según tu nivel de actividad física y deportiva, el tiempo que haga, etc.) para mejorar tu tránsito intestinal a diario. Por otro lado, limite al máximo el consumo de cerveza y bebidas gaseosas, alimentos grasos, sustitutos del azúcar (fructosa, sorbitol, etc.) y chicles, y beba preferentemente fuera de las comidas.

Si tus pedos y la falta de heces son el resultado de una intolerancia a la lactosa o al gluten, entonces es necesario un cambio de dieta. Elimine algunos o todos los alimentos que contienen lactosa o al gluten, en función de la gravedad de su intolerancia alimentaria. En caso de alactasia, descubra la suplementación con lactasa y (re)integre los alimentos ricos en lactosa en su dieta con total tranquilidad. Lactolerancia 4500, 9000 y 1 día le permite consumir lactosa sin sufrir los efectos indeseables de su intolerancia, empezando por las flatulencias y el estreñimiento.

Tolerancia a la leche - por ,
4.5/ 5

Su cesta

Su cesta está vacía.