¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

 

¿Qué es la lactosa?

El lactosa es el azúcar (o carbohidrato) de la leche. Es un azúcar complejo (disacárido), que sólo es digerible si se convierte en azúcares simples (glucosa + galactosa).

Esta transformación se consigue mediante la enzima lactasa (en el intestino delgado) y hace que la lactosa (descompuesta en ácido láctico) esté disponible para el tracto digestivo.

Cuando hablamos de lactosa, pensamos en los productos lácteos, pero también en la dificultad que tienen algunas personas para digerirlos. En efecto, muchos de nosotros somos intolerantes a la lactosa y sufrimos síntomas de diversa gravedad. Para entender mejor la intolerancia a la lactosa, es importante comprender qué es la lactosa y qué hace en nuestro cuerpo.

Lactosa: definición

En primer lugar, hay que distinguir la lactosa de la lactasa. La lactosa es un azúcar, mientras que la lactasa es una enzima.

Más concretamente, la lactosa es el azúcar de la leche. Es un azúcar llamado "complejo" que sólo puede ser digerido correctamente si se descompone en dos azúcares simples: glucosa y galactosa. Para ello, nuestro cuerpo necesita una enzima: la lactasa. Esta enzima se produce en el intestino delgado para que, cuando consumimos productos que contienen lactosa, ésta pueda ser absorbida por el tracto digestivo.

¿Cuál es la acción de la lactasa sobre la lactosa?

La lactasa es una enzima producida por los humanos y todos los mamíferos en el intestino delgado. La lactasa transforma la lactosa en azúcares simples que nuestro cuerpo puede digerir fácilmente. Por lo tanto, la lactasa es esencial para la correcta digestión de la leche.

En el cuerpo de un recién nacido, la lactasa está en su nivel más alto. A medida que crecemos, la cantidad de la enzima disminuye gradualmente hasta un nivel residual de sólo 5 a 10% en la edad adulta.

¿Por qué nuestro cuerpo tiene dificultades para tolerar la lactosa?

Como puede ver, cuanto más envejecemos, menos lactasa produce nuestro cuerpo. Esto dificulta la asimilación de la lactosa presente en los productos lácteos en particular. Esta intolerancia a la lactosa es, de hecho, la norma, ya que sabemos que nuestros antepasados prehistóricos ya no producían lactasa después del destete. Hace 10.000 años, los pueblos del Cáucaso comenzaron a consumir leche de sus granjas. Poco a poco, estas personas se volvieron más tolerantes a la lactosa y transmitieron esta mutación genética a sus descendientes. Hoy, la intolerancia sigue siendo mayoritaria. Además, en la población adulta, la producción de lactasa es marginal. Hay 75% personas intolerantes a la lactosa en todo el mundo, ¡no estás solo!

¿Cómo identificar y evitar la lactosa en caso de intolerancia?

Por supuesto, la lactosa está presente -en distintos niveles- en los productos lácteos. Sin embargo, también se encuentra en productos procesados o en ciertos medicamentos y en las píldoras anticonceptivas 100%, por ejemplo. No siempre lo sospechamos, pero los embutidos pueden contener lactosa (lardones, patés, merguez, morcilla, salchichas, etc.).

Puede ser difícil controlar la intolerancia a la lactosa en el día a día, pero debes saber que la ley obliga a etiquetar todos los productos con todos los alérgenos, incluida la leche, en negrita. Para consumir productos que contienen lactosa con total tranquilidad, puedes optar por el suplemento de lactasa que ofrece Lactolerance.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Es la incapacidad de digerir la lactosa, el hidrato de carbono de la leche, porque el cuerpo ya no produce suficiente lactasa, la enzima digestiva que descompone la lactosa en azúcares simples.

En las personas conintolerancia a la lactosaSi la lactosa no se descompone, fermentará en el tracto digestivo y causará molestias e inconvenientes debido a la mala digestión.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Desde síntomas puede aparecer, dependiendo de la cantidad de lactosa Estos incluyen: borborigmos (ruidos en el estómago), hinchazón abdominal, dolor de estómago (acidez, calambres abdominales), hinchazón y flatulencia, diarrea - a veces también náuseas y vómitos, incluso reflujo gastroesofágico, estreñimiento, fatiga crónica y migrañas

Estas molestias digestivas aparecen generalmente entre 15 minutos y 4 horas (a veces hasta 24 horas) después de haber tomado bebidas lácteas (un vaso de leche fresca, leche entera o semidesnatada, incluso leche en polvo, leche de cabra en pequeñas cantidades o leche materna, pero a veces basta con una simple leche con chocolate) o de haber ingerido productos que contienen lactosa (quesos frescos, quesos madurados, quesos duros, yogures industriales, así como embutidos, helados... ¡e incluso ciertos medicamentos que utilizan la lactosa como excipiente!).

Entrevista con Lactolérance para el sitio web Santé sur le Net

¿De dónde viene la intolerancia a la lactosa?

En nuestros antepasados prehistóricos, como en los mamíferos en general, el cuerpo normalmente dejaba de producir lactasa después del destete. Por lo tanto, ¡nadie toleraba la lactosa en la edad adulta y la intolerancia a la lactosa era la norma!

Hace 10.000 años, con la domesticación del ganado, las poblaciones caucásicas se acostumbraron a consumir leche, y sus organismos se adaptaron a estos nuevos hábitos alimenticios al seguir produciendo la enzima lactasa en la edad adulta. Así, estos individuos se volvieron tolerantes a la lactosa.

Hoy en día, la prevalencia de la intolerancia a la lactosa se estima en 70% en la población mundial (50-80% de la población en América del Sur, 60-80% en el África negra y 95% en Asia). L'intolerancia a la lactosa es, por tanto, "normal" en todo el mundo, pero es minoritaria en Europa, donde los intolerantes a la lactosa representan alrededor de 40% de la población, todos los grados de intolerancia combinados.

En Francia, 5 millones de personas sufren molestias en su vida cotidiana.

¿Cuál es la diferencia entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la lactosa?

La intolerancia (no asimilación de la lactosa), que puede ser hereditaria, no debe confundirse con la alergia a la leche de vaca, que requiere una fuerte reacción del sistema inmunitario ante un ataque.

La intolerancia a la lactosa también debe distinguirse de otras enfermedades del aparato digestivo, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y otras alergias alimentarias (alergia al gluten) o intolerancias alimentarias (intolerancia al gluten).

¿Qué es la intolerancia a la leche?

Es un complemento alimenticio basado en la enzima lactasa, que facilita la digestión de la lactosa. Se acabaron los problemas gastrointestinales y las dietas, ¡por fin puedes comer lo que quieras sin que te hagan preguntas!

Pack Protección 24h Intolerancia a la Lactosa

Comentarios

es_ESSpanish